sábado, 12 de diciembre de 2015

Heart Bundt Cake marmolado de chocolate y pistacho




Hace tiempo que me apetecía hacer un marmolado de chocolate y pistacho. Pero el problema era el ingrediente clave, la pasta de pistacho! Mucha gente me ha desaconsejado utilizar la pasta de pistacho que venden ya hecha verde oscura. Pero buscando por la red me encontré con el delicioso blog de Valerie, C'est ma fournée que probó la receta del grandioso Pierre Hermé y la compara con pastas que podemos encontrar en las tiendas y no hay color, la casera es mil veces mejor en cuanto a color, textura y sabor!

La hice, aquí la tenéis, queda espectacular, solo os digo eso, la teneís que probar! Y hace falta muy poca cantidad cada vez por lo que os animo a hacerla, se conserva muy bien fuera de la nevera (depende de donde vivis! ) y sirve para todo tipo de preparaciones. En realidad es como un praliné de pistachos.

Para 12 pers.
Preparación : 30 min
Cocción : 40 min

INGREDIENTES :
  • 250g de mantequilla
  • 300g de azúcar rubio
  • 6 huevos L
  • 315g de harina tamizada
  • 1 pizca de sal
  • 1 sobre de levadura química
  • 1 sobre de azúcar vainilla
  • 160 ml de leche a temperatura ambiente
  • 200 g de chocolate negro para fundir (usé el Corsé de Nestlé)
  • Dos Cs de pasta de pistacho
  • Una gota de colorante en gel verde opcional, segun el tipo de pistacho utilizado os sale más clarito o más oscuro



PREPARACIÓN : 

1. Precalentar el horno a 170ºC

2. Engrasar bien el molde y enharinar

3. Separar las yemas de las claras

4. Mezclar el azúcar con 5 yemas hasta que la masa esté blanquecina y algo esponjosa

5. Derretir la mantequilla y dejarla enfriar



6. Poner a derretir el chocolate al baño maría y dejar templar

7. Tamizar la harina y volver a pesar 315g, añadir la levadura, remover, añadir la sal y volver a tamizar

8. Montar las claras en punto de nieve con una pizquita de sal y guardar a un lado

9. Añadir la mantequilla a la masa de yema con azúcar y remover bien


10. Añadir poco a poco la harina tamizada alternando con la leche, acabando con la harina, remover bien, ahí es cuando la masa cuesta un poco de remover a mano. Añadir la yema de huevo que nos quedaba y remover bien hasta que queda la masa bien homogénea.




11. Dividir la masa en dos, en un cuenco añadir el chocolate derretido y removerlo hasta que se vuelva cremoso. En el otro cuenco añadir las dos cucharadas de pasta de pistacho casera de preferencia y según el color que os dé si es muy clarito y quereis un tono más verde podeis ponerle una gotita de colorante en gel verde pero nada la punta de un palillo!





12. Añadir a partes iguales las claras montadas en nieve a cada recipiente, incorporarla poco a poco no de golpe en cada molde y remover con una espátula o lengua pastelera de arriba a abajo de forma que se vayan incorporando las claras en punto de nieve sin romperse, sé que puede parecer complicado pero no lo es.

13. Verter de forma alternada la masa de pistacho y la de chocolate en el molde y nos aseguramos bien de que todas las endiduras queden cubiertas y no se quede ninguna burbuja de aire lo cual podría quitarle gracia a la forma de la tarta una vez horneado el bizcocho. Con la ayuda de una espátula alisar la superficie para que nos quede lo más plana posible.



14. Por fin la masa en el molde podemos hornear nuestro Bundt cake a 180 grados durante unos 35- 40 min. Si tu horno es de Bosch, reciente, lo hice con calor eco, el que tiene el ventilador y debajo pone Eco 35 min.

15. Y Voilà! Sacamos el Bundt cake del horno y lo dejamos reposar 10 minutillos de nada antes de desmoldar. Lo que tuve que aguantarme para hincarle el diente con la pinta que tenia al salir del horno y con lo que me gustan los bizcochos aun calientes! No sé vosotros pero a mi me gustó más el lado hinchado "Gonflé" donde se aprecia el pistacho.








Observaciones : El bizcocho de sabor salió muy bueno y a mis compañeros les encantó, ideal para desayunos y meriendas. No os puedo decir cuantos días aguanta para conservarlo ya que no llegó ni para la merienda!




lunes, 7 de diciembre de 2015

Praliné o pasta de Pistacho

Preguntando por la red me desaconsejaron las pastas de pistacho que venden por ahí ya que no aportan un sabor real de pistacho, así que me dio por investigar en blogs franceses ya que en Francia nos encanta el pistacho y muchisimos pastelitos tienen pasta de pistacho entre sus ingredientes, lo encontramos tanto en cremas, mousses, helados, bizcochos, macarons, chocolates etc

Encontré el delicioso blog de Valérie, c'est ma fournée, ha probado la receta del mismísimo Pierre Hermé.  Mira que antes de mirar por Internet miré en los libros que tengo de repostería francesa, y tengo unos cuantos y de los mejores,y entre ellos el de Macarons de Pierre Hermé, Patisserie de Christophe Felder, etc en muchas recetas se menciona a la pasta de pistacho pero no daban la receta, algún libro me tenia que faltar! 

 El genialisimo Pierre Hermé nos cuenta y es verdad que el tostar el pistacho realza su sabor, pero el toque de almendra amarga que se añade a la preparación lo realza aún más.Las cantidades están divididas por 4, ya que aunque se puede conservar a temperatura ambiente (la de España no es la de Francia y menos la de París, conviene preparar )Y como es taaaaan fácil de hacer que no hace falta comprarla en botes, os dejo ya la receta. 




Tiempo 25-30 min

MATERIAL

- Termómetro de azúcar
- Robot de cocina con cuchilla

INGREDIENTES
  • 125G de pistachos al natural crudos, sin sal y pelados
  • 30g de almendra molida
  • 62g de azúcar 
  • 18g de agua
  • 3 gotas y ni una más de extracto de almendra amarga
  • 1 Cs de aceite de girasol 

PREPARACIÓN

1- Lo primero es tostar el pistacho en el horno a 150ºC durante 15 minutos con el ventilador (el del hoooorno no el de pelo!!!!) Por normal general tostar los frutos secos antes de utilizarlos en repostería realza muchísimo su sabor.

2- En un cazo vertemos el agua y el azúcar, no al inverso. Con la ayuda de un termómetro de azúcar vamos controlando la temperatura hasta que llegue a los 121ºC y de golpe y sin dejar enfriar los pistachos los vertemos en el cazo y removemos bien, puede que cueste un poco. Pero os tienen que quedar como los de la foto de aqui debajo, la de abajo, como blanquecinos.




3- Colocar los pistachos azucarados junto con la almendra molida, y las 3 gotas de almendra amarga en el bol del robot de cocina equipado de la cuchilla y mezclar durante unos minutos. Cuando ya esté triturado y mezclado añadir la cucharada sopera de aceite, y seguir mezclando unos 10 min. No os preocupéis si sentís que se calienta el bol del robot de cocina, no es el motor, es el pistacho que ya está haciendo su magia y pasa a transformarse en pasta verde kaki. Cuando esté bien uniforme ya lo podéis guardar en un recipiente hermético hasta su uso. Se conserva durante varios meses...aunque no dure tantos meses. A mi apenas me queda ya para hacer una mousse para navidad y fin de año.  Y en Enero volveré a hacer.


Observaciones : con solo una o dos cucharadas soperas os sirve para cualquier preparación. Por cierto yo los pistachos los compro en un puesto de frutos secos del mercado.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Cupcakes Red Velvet con frosting de chantilly mascarpone





Este año, mi compañero de trabajo, Marc, estaba deseando que le hiciera unos cupcakes de red velvet para su cumple, que es justo dos días después del mio, pero claro el tenia en mente los que probó en la nada más y nada menos famosa Magnolia Balery de NY. Y yo nunca hice ni siquiera un bizcocho de red velvet y el ya tenia el liston puesto muy alto, así que me puse a ojear todos los libros de repostería donde podían haber recetas de cupcake red celvet y como no, encontré La Receta en el libro De el Rincón de Bea!

Y me puse manos a la obra, por suerte tenia ya un bote de emulsión de red velvet de Lorann professional kitchen. Pero como en la oficina tienen gustos un poco especialitos, son muy finos, les gustan texturas ligeras y nada empalagosas....y les gustan poder repetir sin hincharse y por supuesto sin engordar un gramo!!!! jejejee En vez de hacer el tipìco buttercream de queso que suele acompañar el red velvet, hice una chantilly onctuosa con mascarpone y vainilla, la verdad es que era como para comérsela a cucharones limpios! La receta del frosting que propone Bea en el libro tiene pinta de ultra ligera pero es para hacer y consumir el mismo día, y no creo que hubiese aguantado. Hice los cupcakes un miércoles por la noche y el jueves por la mañana ya los llevé a la ofi sorteando los peligros del camino como las golosas del bus, los cambios drásticos de temperatura, los baches y curvas...


La receta de Bea da para unos 18 cupcakes medianos, y yo solo tenia un tipo de capsula con un dibujo rojo, y es medianito como podéis ver en la foto y me dio para 24 cupcakes.

Y como no podía ser de otra forma personalicé mi receta dándole mi toque de mermelada de cereza negra en medio de la magdalena con el descorazonador de magdalenas.

Solo os digo que el cumpleañero quedó muy satisfecho y se comió unos 4-5 por lo menos pero no fue el único....A los demás les gustó muchísimo también, la mayoría repitió lo cual me llena de satisfacción que haya sido un éxito.

INGREDIENTES:

Masa

- 240 ml de aceite de girasol
- 250 g de azucar rubio
- 2 huevos XL 
- 350 g de harina
-1 cc extracto de vainilla
- 1 sobre de azucar vainilla
- 3/4 de cucharadita de sal fina
- 1 cc de bicarbonato sódico 
- 40 g de cacao ( el mio es de Guayaquil, Ecuador)
- 240 ml de buttermilk ( no encontré y puse 240 ml de leche entera con el zumo de medio limón a reposar 15 min y listo)
- 1 cc de vinagre de vino blanco
- 1 cs de emulsion redvelvet de Lorann professional kitchen o 2 cc de colorante en gel rojo
- Mermelada de cerezas negras

Frosting 

- 400 ml de nata 35% mg
- 125 g de mascarpone
- 75 g de azucar glas
-  una cc de extracto de vainilla

PREPARACIÓN 

Masa

1- precalentar el horno a 170ºC 

2- Preparar las bandejas de horno con las capsulas deseadas. Esta receta me dio para 24 medianos

3- En un cuenco grande o en el bol de la batidora para el que tenga, yo no la utilicé esta vez, batir los huevos, el aceite, el buttermilk, el colorante, el vinagre y el extracto de vainilla, es decir todos los líquidos juntos.

4- Tamizar en otro cuenco la harina, el azucar, la sal , el bicarbonato y el cacao. Y añadirlo a los liquidos poco a poco e ir batiendo suavemente para que no se formen grumos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y la masa uniforme.

5- Para llenar las capsulas sin manchar el molde multicavidades lo que hago es poner la masa en una manga pastelera y llenar 3/4 de las capsulas asi.

6- Hornear unos 20-25 min segun vuestro horno ( bea recomienda entre 25-30 min pero en mi horno que es un serie 6 de Bosch en 20 min ya estaban)

7- Dejar enfriar completamente antes de decorar.

8- Mi toque personal viene ahi cuando le quito el copete con él descorazonador y relleno el hueco con una cucharadita de mermelada de cerezas negras y vuelvo a tapar con el taponcito del copete que saqué.


FROSTING

En un cuenco montar la nata añadiendo el azucar glas en 3 veces, y cuando esté casi montada añadir el mascarpone ya un poco batido para que se integre mejor, y porfin la cucharadita de vainilla. Una vez bien montado que vemos que se aguanta la crema sobre la varilla. La ponemos en una manga pastelera con una boquilla tipo la 1B de Wilton y decoramos de dentro hacia fuera para obtener el resultado de la foto. 


Recomiendo conservarlos en la nevera si son para consumir el día siguiente por el frosting que lleva. Los puse directamente en estas adorables cajitas para su mejor transporte al día siguiente y llegaron sanos y salvos antes de ser devorados. No quiero presumir pero diría que sin los que hasta día de hoy más les ha gustado a mis compañeros.