sábado, 5 de diciembre de 2015

Cupcakes Red Velvet con frosting de chantilly mascarpone





Este año, mi compañero de trabajo, Marc, estaba deseando que le hiciera unos cupcakes de red velvet para su cumple, que es justo dos días después del mio, pero claro el tenia en mente los que probó en la nada más y nada menos famosa Magnolia Balery de NY. Y yo nunca hice ni siquiera un bizcocho de red velvet y el ya tenia el liston puesto muy alto, así que me puse a ojear todos los libros de repostería donde podían haber recetas de cupcake red celvet y como no, encontré La Receta en el libro De el Rincón de Bea!

Y me puse manos a la obra, por suerte tenia ya un bote de emulsión de red velvet de Lorann professional kitchen. Pero como en la oficina tienen gustos un poco especialitos, son muy finos, les gustan texturas ligeras y nada empalagosas....y les gustan poder repetir sin hincharse y por supuesto sin engordar un gramo!!!! jejejee En vez de hacer el tipìco buttercream de queso que suele acompañar el red velvet, hice una chantilly onctuosa con mascarpone y vainilla, la verdad es que era como para comérsela a cucharones limpios! La receta del frosting que propone Bea en el libro tiene pinta de ultra ligera pero es para hacer y consumir el mismo día, y no creo que hubiese aguantado. Hice los cupcakes un miércoles por la noche y el jueves por la mañana ya los llevé a la ofi sorteando los peligros del camino como las golosas del bus, los cambios drásticos de temperatura, los baches y curvas...


La receta de Bea da para unos 18 cupcakes medianos, y yo solo tenia un tipo de capsula con un dibujo rojo, y es medianito como podéis ver en la foto y me dio para 24 cupcakes.

Y como no podía ser de otra forma personalicé mi receta dándole mi toque de mermelada de cereza negra en medio de la magdalena con el descorazonador de magdalenas.

Solo os digo que el cumpleañero quedó muy satisfecho y se comió unos 4-5 por lo menos pero no fue el único....A los demás les gustó muchísimo también, la mayoría repitió lo cual me llena de satisfacción que haya sido un éxito.

INGREDIENTES:

Masa

- 240 ml de aceite de girasol
- 250 g de azucar rubio
- 2 huevos XL 
- 350 g de harina
-1 cc extracto de vainilla
- 1 sobre de azucar vainilla
- 3/4 de cucharadita de sal fina
- 1 cc de bicarbonato sódico 
- 40 g de cacao ( el mio es de Guayaquil, Ecuador)
- 240 ml de buttermilk ( no encontré y puse 240 ml de leche entera con el zumo de medio limón a reposar 15 min y listo)
- 1 cc de vinagre de vino blanco
- 1 cs de emulsion redvelvet de Lorann professional kitchen o 2 cc de colorante en gel rojo
- Mermelada de cerezas negras

Frosting 

- 400 ml de nata 35% mg
- 125 g de mascarpone
- 75 g de azucar glas
-  una cc de extracto de vainilla

PREPARACIÓN 

Masa

1- precalentar el horno a 170ºC 

2- Preparar las bandejas de horno con las capsulas deseadas. Esta receta me dio para 24 medianos

3- En un cuenco grande o en el bol de la batidora para el que tenga, yo no la utilicé esta vez, batir los huevos, el aceite, el buttermilk, el colorante, el vinagre y el extracto de vainilla, es decir todos los líquidos juntos.

4- Tamizar en otro cuenco la harina, el azucar, la sal , el bicarbonato y el cacao. Y añadirlo a los liquidos poco a poco e ir batiendo suavemente para que no se formen grumos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados y la masa uniforme.

5- Para llenar las capsulas sin manchar el molde multicavidades lo que hago es poner la masa en una manga pastelera y llenar 3/4 de las capsulas asi.

6- Hornear unos 20-25 min segun vuestro horno ( bea recomienda entre 25-30 min pero en mi horno que es un serie 6 de Bosch en 20 min ya estaban)

7- Dejar enfriar completamente antes de decorar.

8- Mi toque personal viene ahi cuando le quito el copete con él descorazonador y relleno el hueco con una cucharadita de mermelada de cerezas negras y vuelvo a tapar con el taponcito del copete que saqué.


FROSTING

En un cuenco montar la nata añadiendo el azucar glas en 3 veces, y cuando esté casi montada añadir el mascarpone ya un poco batido para que se integre mejor, y porfin la cucharadita de vainilla. Una vez bien montado que vemos que se aguanta la crema sobre la varilla. La ponemos en una manga pastelera con una boquilla tipo la 1B de Wilton y decoramos de dentro hacia fuera para obtener el resultado de la foto. 


Recomiendo conservarlos en la nevera si son para consumir el día siguiente por el frosting que lleva. Los puse directamente en estas adorables cajitas para su mejor transporte al día siguiente y llegaron sanos y salvos antes de ser devorados. No quiero presumir pero diría que sin los que hasta día de hoy más les ha gustado a mis compañeros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Leo todos los comentarios con detenimiento, son los que le dan vida al blog, no dudes en dejar el tuyo, gracias